Wednesday, 4 May 2011

Youssef Abado, 'canciones extranjeras'.




Youssef Abado


Entrevista a Youssef Abado.

15-04-11

Palestino del '48, de nacionalidad israelí, Youssef Abado, dejó su tierra con rumbo a Francia cuando era un adolescente. Después ha conocido bien países como Brasil e Italia, absorbiendo sus músicas y sus culturas, y también Bolivia, donde vivió durante dos años.

Con lo diverso como seña de identidad, pero sin olvidar sus raíces, está ahora presentando su primer disco en solitario, el cual refleja también una gran mezcla de ritmos y lenguas. Esta mezcla, sin embargo, se  percibe como algo natural, hasta el punto de que se olvida uno, al escuchar su música, de que está utilizando idiomas distintos.

Durante la entrevista, conversamos con él en español, en el parque del Retiro, el día después de su concierto en el
Patio Maravillas, en la calle Pez del barrio de Malasaña.

JD: Ayer tocaste en Madrid y ya son tres las actuaciones que has hecho aquí.También has tocado en Barcelona. ¿Cómo notas al público español, en relación a tu repertorio?

Youssef Abado: Me encanta el público español, porque siempre me recibe con mucho cariño. Creo que es un público muy abierto de mente, porque yo vengo aquí, sin ningún pasado, la mayoría de la gente creo que no conocen mis temas y vengo cantando mis cosas, además, a veces en idiomas que no conocen, pero siempre están animados y siguen el ritmo de forma muy espontánea.
La primera vez fue un shock positivo y ahora ya estoy empezando a acostumbrarme.

JD: ¿Te sentiste sorprendido la primera vez?

YA: Sí. Además, esta última vez he visto gente que ya había visto las dos primeras veces. Me dan ganas de volver y dar lo mejor aquí, porque el público me lo devuelve mil veces.

JD: Me interesa saber cómo es la relación con el público de un músico como tú, que ha tocado tantísimo en la calle, delante de muchas personas que os veían en Burdeos, cuando empezabas a tocar.

YA: Sí. Creo que la calle es una muy buena escuela. Ahí estás tocando y la gente está pasando, nada les obliga a parar. Si no le gusta, o si la música no les llega, siguen su camino. Si se agrupan y llega gente, es porque algo les ha debido de gustar. También, con mis amigos, hemos tenido la suerte de ser varios grupos de músicos que tocábamos en la calle, nos juntábamos cuatro o cinco grupos de calle, así que cuando llegas y hay varios grupos tocando en la calle, eso también te atrae visualmente y el sonido es más alto, así que llegas más. Tocábamos covers, canciones conocidas, y creo que, como lo pasábamos muy bien nosotros, eso se transmitía a la gente. Es una buena excusa, porque ahí aprendes a manejar también los ambientes, digamos. El objetivo, cuando tocábamos en la calle era que la gente parara, así que tocábamos un tema, veíamos que no funcionaba tan bien y seguíamos directamente con otro. Eso nos ha enseñado a ser flexibles, a tratar de sentir el ambiente para adaptarnos lo más rápidamente posible. Eramos capaces de empezar un tema, mirarnos un poco, darnos cuenta de lo que estaba pasando y, boom, hacernos una señal. Uno decía, cambiamos a este y, sin parar, cambiábamos a otra cosa. Por eso, a veces es muy buena escuela.

Por otro lado, tiene sus limitaciones. Ahora, cuando quiero tocar otra cosa, tal vez más íntima, más tranquila, sigo con reflejos de la calle, y si la gente no está reaccionando, tal vez porque le guste la música y la quiera escuchar de forma tranquila y pasiva... Eso al inicio me daba miedo, me desconcentraba.Sentía que tenía que agregar algo, un chiste, para tener una reacción y ,claro, no, no es la misma cosa. Cuando tocas en una sala y la gente ha venido a escucharte a vos tienes que aceptar que puede que sólo le guste la música y que no tienes que adornar con otras cosas. En la calle sí, porque tienes que encontrar cosas que hagan a la gente parar...


"Empecé a escribir canciones a partir del momento en que cumplí treinta y dos años. Me di cuenta de que había pasado la mitad de mi vida fuera de mi tierra natal."


JD: Después de haber estado tocando muchas versiones, como con otro grupo que tú tienes, los Wackids. ¿Cuándo decidiste componer tu propios temas, y por qué?

YA: Fue hace dos años y medio, o tres, cuando volví de Bolivia en Junio del 2008. En ese entonces volví a ver a mi amigo Nicolas Pannetier, que es el productor de mi disco, y él, ya antes de irme a Bolivia, me decía: "Youssef, está bien que toques covers, pero vos con tus historias, con lo que vives afuera, podrías componer". Yo realmente no lo creía en absoluto. Pensaba que nunca tendría la capacidad de componer algo mío. Cuando volví (a Francia) me lo repitió, y no sólo él, sino también otro amigo que se llama Kim, que también tocaba en la calle y que es un músico muy creativo, que tiene más de veinte álbumes a su nombre. También me decía:'Componé,componé, componé'. Creo que el click, el cambio vino el día de mis treinta y dos años. Me dí cuenta de que ya hacía exactamente diez y seis años que vivía en Francia, así que ya había estado la mitad de mi vida fuera de mi tierra natal. Así salieron unas palabras que están en el primer tema de mi disco, que habla de eso, de la nostalgia que tengo de mi tierra natal, y de que, aunque estoy muy agradecido por todo lo que he vivido aquí, en Europa, gracias a mi mamá, a la familia de mi mamá, a los amigos, las oportunidades que he tenido, que he viajado por varios lugares y he tenido la suerte de aprender mucho, siempre hay algo en mi corazón que me está llamando a mi tierra y, aunque tal vez no vuelva a vivir allí de forma regular es un sentimiento inevitable. Y de ahí salieron unas palabras, y me di cuenta de que tenía esas palabras y las junté con una música que tenía, y poco a poco me han entrado ganas de hacer un poco más. Al mismo tiempo, habíamos estado viajando en un tren y me llegó esto de 'Sólo en mi cabeza', porque yo me siento mal cuando estoy en un transporte público. Había una señora con su perro, sentada frente a mí, mirándome los dos, la señora y su perrito, y yo quería saltar del tren. Entonces también empecé a escribir, porque estaba enojado. Y de ahí, de repente me di cuenta '¡Ah, están saliendo cacnciones!'. Después me tomó un tiempo, la verdad. Me tomó un año escribir siete temas. Soy muy lento. No sé por dónde viene, pero es así. En fín, ahí es donde hubo un click.





JD: Tú te ganas la vida como músico y no necesitas de tu proyecto personal para hacer tu carrera: lo haces porque quieres. Entonces, cuando compones, ¿lo haces porque sientes la necesidad de escribir una canción, de expresar una idea, o lo haces más como una afición o diversión?

YA:
 Ahora siento que es más una necesidad, más como, no sé si sería la expresión apropiada, una ambición propia. Necesito sentir que estoy avanzando. Es cierto que hace dos años no podía decir eso, porque no tenía mis temas y sólo quería poder ganarme la vida tocando música. Cuál, no me importaba, así que yo me imagaginaba pasar toda la vida tocando covers y estaba muy bien. Pero de repente empecé a componer mis temas, tomé más confianza en mí, para llevar un proyecto personal y ahora siento que estoy pasando por etapas, creciendo como músico y, quizás la palabra es grande, como artista. Como cancionista. Y se me ha abierto un horizonte nuevo, de modo que ahora ya casi no quiero tocar covers. Hasta ahora era así, estaba con mis grupos, viviendo de eso, así que estaba muy bien y hacer mis canciones era un  bonus: si funciona está bien; si no funciona, también está bien. Pero ahora he llegado a un punto en el que pudiera vivir sólo tocando mis canciones.

Por otro lado, estoy preparado por si eso no pasa, porque ya me gano la vida tocando en mis grupos, cosa que me encanta, y si lo otro no funcionara de manera que pudiera generar ingresos, lo podría tener como una forma de expresarme. Pero es cierto que mi sueño secreto, que ya no es tan secreto, es que llegara a hacer giras y discos con mi música y el problema sería cómo hacer para seguir con mis otros grupos, que me encantan, pero ese sería un problema de lujo, digamos.

JD: Como elegir entre lo que te gusta y lo que te gusta más.

YA: Eso. Yo lo llamo un problema de lujo, un problema de rico, porque en realidad no es un problema. Pero hace unos años no tenía confianza en mí mismo, en ese aspecto, mientras que ahora, aunque no creo que sea mejor que antes, sí noto que estoy avanzando y eso me gusta. Bueno, creo que a todo ser humano le gusta eso.


 "Al comienzo, mi gran problema era que no sabía en qué idioma tenía que escribir. Es algo que sigue resultándome problemático."


JD: En cuanto a las letras de tus canciones, usas el italiano, el portugués, el español, el inglés... ¿Ha sido algo deliberado, o ha venido con cada canción, o con los temas de las canciones...? ¿Ha venido solo?

YA: Hasta ahora ha venido solo. En el inicio era mi gran problema, y es que no sabía en qué tenía que escribir. Pensaba que tenía que escribir sólo en inglés, porque el inglés es el idioma más hablado y sería más fácil para hacerme entender por todo el mundo. Y la gente me decía: 'escribí en árabe, en árabe está genial', pero nadie entiende el árabe. Y después, la verdad, vino solo. Vino con los temas, con los asuntos que iba tocando. Cada asunto ha venido con su idioma hasta ahora, con lo poco que he escrito. Pero sigue siendo algo problemático para mí. A veces dudo mucho, no sé en qué idioma decir ciertas cosas. Me gustaría poder mezclar, un poco al estilo de
Kevin Johansen, pero todavía no tengo esa capacidad de hacer juegos de palabras, como tendría él, por ejemplo. Tengo que encontrar mi forma de hacerlo y mi estilo, no quiero que sea forzado. Pero a veces hay cosas que me vienen con una frase en un determinado idioma y sigo con esa idea. Ahora tengo varios temitas que están en proceso, pero es muy lento todo... Creo que es un problema de descubrir el idioma que va realmente con el tema. Es un poco una mezcla de todo.

JD: Y en cuanto a la música, hay bastante rastro de la música árabe en tu repertorio, pero lo que tú tocas, cuando tocas versiones, son otros tipos demúsica: música italiana, música brasileña, mucha música americana... Has conservado sin embargo ese vínculo con la música de tus raíces, ¿no?

YA: Escribir en árabe me costó un poco, al inicio, porque me daba mucha vergüenza. Me decía que mis primos y amigos, en mi país, se iban a burlar. Ahora creo que superé un poco eso. Lo que sí noto es que los modos musicales árabes me hacen mucha falta. Tengo todavía que formarme en eso, porque yo, cuando era niño, escuchaba rock en inglés. Cuando mi papá me hacía escuchar cosas en árabe, yo lo rechazaba, pero en cierta forma es parte de mí, porque lo he escuchado siempre. Hoy, si escucho una nota de oud, se me pone la carne de gallina. Pero en cuanto al aspecto técnico, para tocar estos estilos tengo todavía que formarme. Hasta ahora sólo estoy usando unos ritmos simples y el idioma. Entonces, estoy usando el idioma árabe sobre una música que sería más popera, rockera, o algo así. Hay un par de temas que están en proyecto que tienen un ritmo más árabe, aunque en este caso no los voy a cantar en árabe. Hay uno que lo voy a cantar en francés, con ritmo árabe. Eso es algo que 'sin querer queriendo' forma parte de mí, pero falta mucho y todavía me da un poco de vergüenza. Hay cosas que, si no las conozco bien, si las toco un poco de lejos, sin profundizar un poco más, no me siento creíble. Son sobre todo asuntos que tengo que arreglar yo, en mi cabeza. Por eso ahora estoy intentando tocar con un amigo que es percusionista, que es palestino también, a ver si él me puede ayudar con los ritmos orientales. Para eso los amigos son importantes y también la influencia que venga de otros músicos, que me puedan dar más confianza para tocar esos estilos.

JD: ¿Cómo ves la música en Francia? ¿Hay músicos dentro del mainstream, digamos, de calidad, que hacen su música de forma independiente, y no fijándoseen las cifras de ventas?

YA: La verdad es que nunca me he interesado mucho en músicos actuales. En cuanto a música cantada en francés hay cosas que me encantan, de Gainsbourg, de Brassens. Pero si hoy enciendo una radio o un canal de videoclips con cosas actuales, no hay nada que me guste. Aunque eso es mi propia sensibilidad. Me suenan demasiado  mainstream. Y el francés es un idioma muy difícilde escribir. Me cuesta encontrar cosas que me gusten. Hay excepciones, hay unos raperos que me gustan, que manejan muy bien el idioma. Hay uno que me gusta,que se llama
Abd Al Malik, que hace una especie de rap slam con un grupo de músicos jazzeros atrás, que es realmente muy bueno. Yo estoy tratando de escribir en francés, pero me cuesta mucho. Hay otra gente que me gusta. Por ejemplo M, cuyos primeros discos me encantaron, si bien los últimos, quizás, un poco menos. Está Arthur H, que también me gustan su estilo, su voz... Hay músicos que me gustan, pero digamos que no considero como una referencia a la música en francés.

JD: ¿Futuro?

YA: Por el momento he tocado muy poco este primer disco, y eso es lo que necesito ahora. En conjunto lo habré tocado unas diez veces. El show todavía hay que definirlo más. A veces lo toco solo. A veces en dúo o trío. Es también una cuestión de tiempo y de disponibilidad de la gente que me gustaría que tocase conmigo. Todavía no estoy muy cómodo con lo que hago en vivo, aunque a veces, como ayer, aquí en Madrid, me encanta y me da muchas ganas. Pero todavía no es así siempre, de modo que todavía tengo que trabajarlo para, en primer lugar, presentar más este disco, hacerlo vivir, hacerlo conocer por radios... ¡Me falta todo! Y en paralelo preparar el segundo, pero eso lleva tiempo y además yo soy bastante lento. También tengo que organizarme con los otros grupos con los que giro, para encontrar huecos para mis conciertos. Tomará tiempo, pero hay un proverbio italiano que dice algo así como piano, piano,arrive lontano.

A presto entonces, Giuseppe.

Youssef Abado: http://www.deezer.com/fr/#music/youssef-abado
                         www.myspace.com/youssefabado
                       

No comments:

Post a Comment